Agrega Tu Email Aqui "Para LOS VIDEOS DE DECAPITADOS"

El gobierno de Sinaloa niega que pueda ayudar a enjuiciados en Malasia

Las autoridades mexicanas han estado en contacto con los familiares de los sentenciados. EFE

El gobernador dice que sólo queda respetar las leyes de aquel paísConsuelo Soto, esposa de uno de los sentenciados, ignora cómo su marido, Luis Alfonso González Villarreal, llegó hasta Malasia

CULIACÁN, SINALOA (17/MAY/2012).- El gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez indicó que su gobierno nada puede hacer en relación con el veredicto en contra de los hermanos Luis Alfonso, José Regino y Simón González Villarreal, condenados a morir en Malasia.

En entrevista, el mandatario estatal dijo que sólo queda respetar las leyes de aquel país y puso como ejemplo el caso de Florence Cassez, ciudadana francesa que enfrenta un proceso en México por el delito de secuestro.

Reveló que su gobierno ya no ha mantenido comunicación con las familias de los hermanos González Villarreal, oriundos de Culiacán, pero reiteró que no se puede hacer nada respeto a la decisión del juez malasio Mohamed Zawawi.

Por su parte, la señora Consuelo Soto Ríos, quien vive en Sinaloa y es esposa de Luis Alfonso González Villarreal, uno de los sentenciados, dijo en entrevista radiofónica, que tiene fe que en la apelación todo se pueda resolver de manera favorable.

Comentó que ellos están muy optimistas y que José Regino está enfermo, al parecer se le detectó una infección en los huesos.

La señora Consuelo dijo ignorar cómo su marido llegó hasta Malasia.

También afirmó que las autoridades mexicanas, con las que ha estado en contacto constante, han estado al pendiente del caso.

Señaló que desde que su esposo se fue, ella y sus hijos sobreviven porque ''yo trabajo y mi niño también, mi familia me apoya mucho, a veces me ayudan con el gasto cuando se puede y cuando no, nosotros la sobrellevamos'', afirmó en una entrevista.

Los hermanos Luis Alfonso, José Regino y Simón fueron encontrados culpables de narcotráfico y se les sentenció a morir en la horca en el país asiático.

La sentencia fue emitida durante la última vista del juicio celebrado a lo largo de más de un año en el Alto Tribunal de Kuala Lumpur, pero falta resolver la apelación.