Agrega Tu Email Aqui "Para LOS VIDEOS DE DECAPITADOS"

Una banda criminal se hace pasar por periodistas de Televisa

Miembros de la Policía vigilan vehículos y equipos incautados. / M. L. TORRES (EFE)

var c_url = '';var c_title = '';var c_via = '';if ( c_via == '' ) c_via = 'el_pais';if ( c_title == '' ) c_title = (document.getElementsByTagName('title'))? encodeURIComponent(document.getElementsByTagName('title')[0].innerHTML.split('|')[0]) : '';if ( c_url == '' ) { c_url = location.href; c_url = c_url.replace(/.html.*$/gi, ".html"); c_url = c_url.replace(/\/album-\d+\//gi, "/album/"); c_url = c_url.replace(/\/m\//gi, "/");}var params = { url : c_url, text : c_title, via : c_via };new EPETMail ( document.getElementById('enviar'), document.getElementById('capaEnviarCorreo'), '' );new EPETTwitter ( document.getElementById('twit'), document.getElementById('tnum'), params );new EPETFacebook ( document.getElementById('fb'), document.getElementById('fbnum'), params );new EPETGooglePlus ( document.getElementById('gp'), '', params );new EPETLinkedin ( document.getElementById('linkedin'), document.getElementById('lnum'), params );

La Policía Nacional de Nicaragua capturó a 18 personas que entraron a este país centroamericano haciéndose pasar por periodistas de la cadena mexicana Televisa, quienes supuestamente se dirigían hacia Costa Rica para realizar una cobertura periodística. Según las autoridades nicaragüenses, se trata de miembros del crimen organizado internacional que utilizaron como fachada el trabajo de reporteros para trasladar al menos siete millones de dólares escondidos en seis camionetas equipadas con cámaras y equipos de reportería, todas con el logo de la cadena de televisión mexicana. La Policía presume que todos los detenidos son mexicanos, aunque se mantienen en coordinación con las autoridades de México y Centroamérica para determinar sus nacionalidades.

Hasta el momento han logrado comprobar, gracias a información de INTERPOL, que uno de ellos se llama Cecilio Torres Gutiérrez y es policía municipal en Durango, México. También han identificado a otras tres personas, que trabajaban para empresas de seguridad, dos de ellos en Tampico. La banda era liderada por una mujer, identificada por las autoridades como Raquel Alatorre Correa.

El Gobierno mexicano informó en un comunicado que ha sido formalmente informado de la detención y que “continuará dando puntual seguimiento al desarrollo de este caso”. Según ellos, “el Gobierno de México reitera su compromiso de brindar la asistencia consular que sea necesaria a sus ciudadanos, sin prejuzgar sobre las determinaciones que tomen las autoridades extranjeras”.

La presentación de los 18 detenidos ante la prensa nicaragüense se hizo con lujo de detalles, como si se tratara de una escena de película de Hollywood. Oficiales encapuchados y fuertemente armados condujeron las seis camionetas con los logos de Televisa hasta la sede de la Policía, en Managua, donde la jefa de la institución, la primera comisionada Aminta Granera, informó que la captura obedece a una complejo trabajo de inteligencia entre la Policía, el Ejército y la INTERPOL. La presentación de los vehículos y los detenidos coincidió con una reunión de jefes de Policía de Centroamérica, México y el Caribe, que según Granera la felicitaron por la gestión de esta captura.

Los 18 detenidos serán juzgados en Nicaragua por pertenecer al crimen organizado internacional, dijo Granera, quien explicó que el dinero fue entregado a la Fiscalía de este país para que sea debidamente contado. Se presume que este dinero debía ser entregado a redes criminales sudamericanas, como pago del envío de droga que pasa por Centroamérica hasta Estados Unidos.

El grupo fue detenido a las diez de la mañana del 20 de agosto, en la región nicaragüenses de Las Manos, frontera con Honduras, cuando intentaban ingresar al país haciéndose pasar por reporteros mexicanos. Según la jefa de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía, la comisionada Glenda Zavala, los sospechosos dieron versiones contradictorias sobre el trabajo que realizarían en el país: unos dijeron que llegaban a Nicaragua a hacer un reportaje sobre turismo, pero otros aseguraron que se trasladaban a Costa Rica, para preparar una información especial relacionada con el lavado de dinero. Estas contradicciones llamaron la atención de las autoridades, que los detuvieron.

A partir de ahí comenzó un trabajo de inteligencia que incluyó a la Dirección de Migración y Extranjería de Nicaragua, los servicios de inteligencia del Ejército de este país y las autoridades de Honduras y México. La noche del jueves, la embajada de México en Nicaragua entregó a la jefa de la Policía nicaragüense una notificación de representantes de Televisa asegurando que los detenidos no eran trabajadores de esa empresa. Los agentes registraron las seis camionetas en las que viajan estas personas y encontró, bien escondidos los bultos cargados de dinero: 23 bolas, 257 paquetes y 165 fajos de 20, 10 y 5 dólares.

El dinero, según lo que estipulan las leyes nicaragüenses, será depositado en una cuenta bancaria de la Corte Suprema de Justicia, mientras se desarrolla el juicio contra los detenidos. La Policía no informó qué pasará con las camionetas ni el equipo periodístico con el que viaja por Centroamérica el grupo.

La detención se da en un momento en el que en Nicaragua se lleva a cabo un juicio clave contra Henry Fariñas, el empresario nicaragüense de clubes nocturnos contra quien supuestamente iba dirigido el atentado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral, en Guatemala.

Las autoridades nicaragüenses acusan a Fariñas de estar ligado al narcotráfico internacional, tras formar un “mega grupo” cuyo fin era transportar droga de Nicaragua hasta Guatemala, según un acuerdo al que había llegado con el costarricense Alejandro Jiménez, “El Palidejo”. La droga supuestamente era parte del negocio del cartel mexicano conocido como La Familia. El Palidejo, según las autoridades, fue quien organizó el atentado en el que murió Cabral. La Fiscalía nicaragüense ha pedido a la justicia que Fariñas y otras 23 personas que formaban parte de su célula, sean condenados por narcotráfico, asociación con el crimen organizado, lavado de dinero y falsificación de identidad.

Inicialmente se especuló que el grupo mexicano capturado en Nicaragua tenía como finalidad traer el dinero al país para sobornar a las autoridades que llevan el juicio, pero la jefa policial Granera dijo que no tenían información suficiente para confirmar esa información. El juicio contra Fariñas, mientras tanto, se siguió desarrollando en los juzgados de Managua sin percances y bajo fortísimas medidas de seguridad.